Japon

Después de la celebración porque su selección había derrotado 1-2 en su debut a Colombia, los hinchas japoneses, con bolsas en mano, comenzaron a recoger toda la basura que había quedado en el estadio de la ciudad rusa de Saransk.
Esa legión japonesa fue recorriendo los distintos sectores del estadio Mordovia Arena y grada por grada fue recogiendo botellas, plásticos y papeles que habían botado las cerca de 41 mil personas, entre ellos miles de colombianos, que asistieron al partido entre Colombia y Japón.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Aún seguían en el escenario deportivo de Saransk uno que otro aficionado con la camiseta amarilla que este martes acompañaron a los dirigidos por José Pékerman.

El ejemplo de civismo de los nipones, quienes aún con sus camisetas puestas y los distintivos de su selección al hombro, sorprendió a algunos aficionados. Y mientras unos desenfundaron sus celulares y cámaras para hacer fotos y videos, otros seguían sin inmutarse y otros agradecían esa actitud.
Japón oscureció el panorama de Colombia en Mundial Rusia 2018después de imponerse en Sarank por primera vez en su historia (1-2), y dejar al conjunto sudamericano con escaso margen de error para progresar en el Mundial.
Colombia, ataviada de una estupenda reputación ganada a pulso cuatro años atrás, en Brasil 2014, donde alcanzó los cuartos de final, no se sobrepuso a los numerosos contratiempos con los que se topó en los minutos iniciales del choque. No le dio para completar una remontada con la inferioridad numérica con la que se quedó desde el minuto 5.
Por eso, todos los planes, toda la estrategia de la pizarra se quedó en nada. José Pékerman dejó a James Rodríguez en el banquillo. El volante del Bayern Múnich, con fatiga muscular y ausente en algunos entrenamientos, se quedó en el banco. Prefirió el preparador argentino hombres frescos ante un rival correoso, de exigencia física y que suele imponer un ritmo alto.
Sin embargo, no atrae en esta ocasión Japón las expectativas de veces anteriores. En su sexta participación seguida ya no cuenta con ese grupo de futbolistas compacto y unido para la causa. De hecho, da la sensación de ser un conjunto que languidece, sobre todo por el cambio de entrenador que tuvo que realizar hace solo dos meses y que llevó a Akira Nishino del Hitachi a su equipo nacional.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Todo se le puso de cara al conjunto oriental para ganar por primera vez en su historia a Colombia. Antes del minuto cinco el partido había dado un revolcón. Ocasión de gol, un penalti, una expulsión… todo en un momento.
La agitación llegó al encuentro por culpa de una pérdida de balón del ataque colombiano. Japón conserva el gusto por la velocidad. Por las transiciones a toda pastilla. Quedó claro. El contraataque llevó la pelota a los pies del punta, Yuya Osako. Le faltó decisión al ariete del Colonia, que remató mal y desvió el portero David Ospina.
La pelota le llegó a Shinji Kagawa. Disparó a gol pero en el camino se interpuso el brazo de Carlos Sánchez. El árbitro, el esloveno Damir Skovina lo vio. Señaló penalti y expulsó al mediocentro del Espanyol.
No falló Kawaga desde los once metros. El volante del Borussia Dortmund puso a Japón por delante.